Desolación- (a mi hijo)

NIÑO TIRANDO PIEDRAS AL AGUA

I

Tiras la piedra al agua

y en los círculos azules

te sumerges.

 

Tiras la piedra al polvo

y en la tierra livianísima

te pierdes.

 

Tiras la piedra al aire

y en la infinita transparencia:

creces.

II

Yo guardé en el fondo de mis ojos

la piedra, el agua,

el polvo del camino,

tu mano levantada

-y hasta el aire-.

 

Guardé guijarros, cielo, playa…

 

Pero encontré tu mano adulta,

desolada…

………………………..

María del Carmen Rourich de Navoni

2do. Premio “Juegos Florales” -año 2004-

SADE – FILIAL DEL RÍO URUGUAY

Concepción del Uruguay- Entre Ríos-

Anuncios

Apegos

soltar apegos- para poesÍa

Soltar…nos dicen.

Soltar…nos piden.

 

Abrir la jaula.

 

Dejar salir los pájaros 

que anidan en el alma.

 

A veces, 

oscurecen con su vuelo

y ahogan la esperanza.

 

A veces, se liberan.

Y con el pelo al viento

soltamos nuestras penas.

 

Sus barrotes

tan fuertes y pesados

nos dejan prisioneros.

 

Soltar…nos dicen.

Soltar…nos piden, 

aunque la vida nos asfixie.       

         ………………………

María del Carmen Rourich de Navoni

Publicado en el Diario “La mañana”, de Victoria (Entre Ríos)- Argentina

20-01-2019

D/R

Imagen: Página de Google.

Nocturnidad

ramas y luna- paisaje-

¿Quién traerá, en su mano, aquellos hijos

que quisieron ser, pero no fueron?

 

¿Quién traerá, en vuelo, a mis pupilas

las luces de su lánguida agonía?

 

Se quedarán, perdidos en el tiempo,

los hijos de la noche en desvarío.

 

Revivirlos sería una torpeza.

 

Quisieron ser poemas. Sólo fueron

los hijos muertos de la fantasía.

            …………………………

María del Carmen Rourich de Navoni

Victoria (Entre Ríos)- Argentina

17-12-2003- D/R

Poema leído en un Encuentro de Escritores (2005)

D/R

APATÍA

MUJER MIRAMDO POR LA VENTANA

Desde hace un tiempo

los días son iguales.

 

Podrá salir el sol

o la lluvia empaparme.

 

Cantarán las aves en las ramas.

Se alejarán, lo sé,

como todas las mañanas.

 

Mis ojos se brirán

-como todos los días-.

Me abrazará la soledad

y cantará el silencio.

 

Mis párpados pesados

dejarán entrever

algunas lágrimas.

………………….

María del Carmen Rourich de Navoni

05-08-2018

Victoria- Entre Ríos- Argentina

Muralla

NIDO VACÍO- PARA POEMA MURALLA“Tarde o temprano, los hijos se marchan”. (M.C,R.)

 

Muralla

De dos soledades hicimos una sola

para que duela menos la soledad

cuando estemos a solas.

 

De dos silencios hicimos uno solo

para que el gran silencio de los dos

sea menos denso.

 

De un mar profundo de lágrimas salobres

fluyeron dulces gotas de rocío

para que el llanto solo, en el silencio,

suene bajito con perlado acorde.

 

De cuatro manos hicimos una sola

para que aquiete su vuelo de paloma

nuestro pecho agitado cuando estemos a solas.

 

De cuatro manos, de dos corazones,

de dos silencios y dos soledades:

una sola muralla.

 

Así

          ¡resistiremos tempestades!

……………………………………………………….

María del Carmen Rourich de Navoni

Escrito en el año 2000- D/R

PUBLICADO EN EL LIBRO: “Más gente que escribe”

Agrupación Escritores Victorienses: AVE- 2018-

Victoria- Entre Ríos- Argentina

El TIEMPO…

las-heridas-se-cosen

Mis ojos no lo ven.

Mis manos no lo rozan.

Mis piernas no lo alcanzan.

Mi alma lo reclama.

Mi corazón lo aguarda.

Deambulo por caminos

de soledad, silencios

y de calladas lágrimas.

Tropiezo.

Luego caigo

en pozos muy profundos.

…Y la fe me rescata.

La estrella del camino

-milenaria y sagrada-

le da LUZ a mi vida.

Mientras…espero y pienso.

Mientras…rezo entre sueños.

Sosegado y seguro,

sé que llegará  EL TIEMPO.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

María del Carmen Rourich de Navoni

Publicado en el Diario “La mañana”- Domingo 24-06-2018

Página 14- D/R

IMAGEN: Google.

Sencillamente

AMANECER- POEMA- 

Cada rayo de sol que va naciendo

nos lleva-incierta o ciertamente-

por un camino nuevo y sorprendente

o programado entre sueños y vigilias.

 

Cada cosa que el hombre ha realizado

puede esfumarse en huecas pesadillas,

pero la vida siempre me sorprende

con la simple presencia de las cosas.

 

Con inquietud serena- entre las rosas-

el tiempo llega a mí, naturalmente.

(En el espacio: estrellas y saetas).

 

Todo transcurre así, sencillamente:

la palma de mi mano, siempre abierta;

la fría belleza de una espada;

la queja, al abrirse, de una puerta

y la mirada  puesta en el oriente

 

pues “cada aurora (nos dicen) maquina maravillas”

y “a mí sólo me inquietan las sorpresas sencillas”. (J.L.B.)

……………………………………….

María del Carmen Rourich de Navoni

Victoria- Entre Ríos- Argentina

Intertexto basado en el poema “El ingenuo”, de Jorge Luis Borges. D/R

Escrito (y publicado en páginas culturales) a 106 años de su nacimiento: 24/08/ 1899———-24/08/2005